Premià de Mar presenta una piedra miliar de la época romana

Muy cerca de la iglesia de Sant Cristòfol de Premià se encuentran los restos del núcleo de época romana más remarcable del valle de Premià. En el barrio de Can Ferrerons, entre la Vía Augusta (actual Camí del Mig) y el mar, hubo un pequeño pueblecito, muy activo y rico, del cual nos han restos que permiten reconstruir la vida de la zona entre los siglos I aC y VI dC. Uno de los restos es un mojón kilométrico, lo que los arqueológos llaman una piedra miliar.Piedra miliar Via Augusta

En el Museo de la Estampación de Premià de Mar, están expuestas una muestra de los objetos que se recuperaron en las excavaciones del edificio octogonal de Can Ferrerons, un edificio de la época romana descubierto en el año 2000, que destaca por su singularidad arquitectónica. Justamente dentro del yacimiento de Can Ferrerons se hizo el hallazgo del miliario de la Vía Augusta que nos ocupa.

La Vía Augusta, el equivalente de la carretera nacional de la época romana, fosilizada en el Camí del Mig, pasa a unos 300 metros más arriba del yacimiento romano. Cuando esta vía ya no era controlada por los emperadores de Roma, las piedras miliares que anunciaban las obras en las carreteras que ellos habían pagado y contaban las millas recorridas, dejaron de tener sentido y alguien decidió llevarse unas piedras inscritas que se levantaban al lado de la carretera, para reparar una habitación de casa o la convirtió en una pilastra para aguantar un techo.

El miliario de Premià de Mar viene a sumarse a las dos otras piedras miliares que se conocen al tramo de Vía Augusta que surca la comarca del Maresme. El primero se encontró en Arenys de Munt, en el siglo XVI, y a pesar de que tenemos noticia y descripción, se perdió. El segundo es el de Vilassar de Mar, que llevaba la inscripción con el nombre del emperador Augusto y donde todavía se lee VÍA AVGVSTA. El tercero es el encontrado recientemente en Premià de Mar, que se erigió en época mucho mes avanzada, al inicio del siglo IV, y que por lo tanto resulta muy interesante porque da fe que en aquel momento la vía todavía era objeto de trabajos de mantenimiento y estaba en pleno funcionamiento.

En cambio, su reutilización en el siglo VI indica un periodo de desestructuración, y que en aquel momento la vía ya no estaba protegida por el Estado. Los miliares de las vías romanas son un testigo de primer orden de la importante red de carreteras que los romanos construyeron en todo su imperio, uno de los elementos básicos de la conectividad, de la malla que estructuraba el imperio, de la movilidad de las legiones romanas, de la activación comercial, de la circulación de bienes de todo tipos y de la penetración de las corrientes culturales que difundieron por nuestro país el latín, los valores del derecho romano o la ciencia y la tecnología de la época.

Fuente: La Vanguardia 4/3/2012

Anuncios

Acerca de EULV
Mea commoda sunt librorum, maxime Historia sed etiam de Scientia, Philosophia, major explorationem et technicae. Scientiae vel technica scientia debet at superessendam, incrementis vel fruitio. Sed scientia est non cultura immoderatus, ad dominationem, utilitas motiva et ... ad bellum.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: