México y España darán en breve un significativo paso al aliarse para investigar y proteger los fondos arqueológicos submarinos

Tereixa Constenla. El País. 11 MAY 2014 – 00:24 CET
Algo se mueve bajo el agua. La libertad de los cazatesoros para explotar a sus anchas el patrimonio histórico sumergido se va achicando. México y España darán en breve un significativo paso al aliarse para investigar y proteger los fondos arqueológicos submarinos. Durante la próxima visita de Estado del presidente Enrique Peña Nieto a España, prevista para los días 9 y 10 de junio, ambos países firmarán un memorando de entendimiento “para la cooperación en la gestión, investigación, protección, conservación y preservación de recursos y sitios del Patrimonio Cultural Subacuático”, según ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores.

El acuerdo, que suscribirán el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), despejaría una hipotética pugna diplomática por los restos del mítico Juncal, un galeón español del siglo XVII hundido durante su travesía entre Veracruz y La Habana con un millón de monedas de plata y reales y que el INAH lleva años investigando.juncal

“La colaboración científica y de protección legal es indispensable entre ambos países, ya que tenemos una historia marítima tejida en conjunto a lo largo de varios siglos. Además, es la oportunidad para generar un modelo de participación conjunta y mostrar que trabajando en equipo se logran mejores resultados que discutiendo a favor o en contra de los dos países. La ciencia y el conocimiento no tienen fronteras”, defiende Pilar Luna, subdirectora de Arqueología Subacuática del INAH y figura emblemática en la defensa del patrimonio subacuático , en un correo electrónico.

En las aguas de México, el instituto ha contabilizado más de 300 pecios. La Armada española, por su parte, ha documentado allí el hundimiento de 36 barcos propios —en todo el mundo se han inventariado hasta el momento 1.580 naufragios españoles—, gracias a un proyecto de investigación que le permitió rastrear sus principales archivos (Viso del Marqués, Madrid y Murcia).

Los documentos históricos resultaron cruciales para decantar a favor de España el pleito contra Odyssey por el tesoro de La Mercedes y lo han sido para reconstruir la peripecia novelesca del Juncal.

El navío, que había zarpado de Veracruz con más de 300 personas a bordo y una carga valiosa de plata, metales preciosos, chocolate, sedas y tintes, también despertó el apetito de la empresa de cazatesoros. En 2009 Odyssey intentó sin éxito que el Gobierno de México le autorizase los trabajos para localizar el galeón.

No fue el primer buscador de tesoros que olfateó el potencial delJuncal. En los años setenta varias empresas se interesaron por el pecio. Su afán alertó a la Administración mexicana, que ha mantenido una férrea oposición frente a los expoliadores. La búsqueda del navío se convirtió en un asunto de Estado. Se ha reconstruido su historia a partir de archivos de México, España, Colombia, Guatemala, Cuba e Inglaterra y se han realizado tres campañas con un buque oceanográfico de la Universidad de México para rastrear un área de 1.500 kilómetros cuadrados en la Sonda de Campeche, donde se estima que se produjo el hundimiento.

Arqueólogos acusan al Ministerio de Defensa británico de permitir a Odissey el ‘saqueo’ del HMS Victory

El Ministerio de Defensa británico se enfrenta a una batalla legal y las preguntas que pueda hacerle el parlamento tras permitir a la empresa norteamericana Odissey Marine Exploration excavar con afán de lucro el pecio de un buque de guerra británico del siglo XVIII: el HMS Victory, un predecesor del famoso navío del almirante Nelson que hoy puede visitarse aún en Portsmouth. Lord Renfrew es uno de los principales arqueólogos que condenan el acuerdo financiero para excavar el que fue considerado como el  buque más poderoso del mundo en el momento de hundirse en una tormenta en el Canal de la Mancha en 1744.

HMS Victory

Una imagen de lo que el HMS Victory puede ser apareció emitida por Odyssey Marine Exploration en 2009. Fotografía: John Batchelor / Odyssey Marine / PA

A cambio de la excavación de los restos históricos del buque, que pueden incluir oro y plata por valor de millones de libras, Odyssey tiene derecho a recibir “un porcentaje del valor justo de los artefactos recuperados” o bien “los propios artefactos en lugar de dinero en efectivo“.

Lord Renfrew, un renombrado académico de Cambridge, dijo: “Eso está en contra de la convención de la Unesco, que establece que el patrimonio cultural subacuático no puede ser vendido o explotado con fines comerciales. Odissey es un rescatador comercial. No está claro cuál es el pago que se puede obtener que no sea por la venta de los artefactos que se extraerían.. lo que, por supuesto, es el negocio habitual de Odyssey. Extraer los objetos simplemente para ponerlos a la venta sería considerado por la mayoría de los arqueólogos como un saqueo“. Dos cañones de bronce ya se han recuperado de los restos del naufragio y se vendieron al Museo Nacional de la Marina Real por 50.000 US $, una compra financiada con cargo a la subvención del Ministerio de Defensa. Lord Renfrew, dijo: “Suena como si un museo nacional estuviera pagando por los cañones que ya son propiedad de la nación“.   Leer más de esta entrada

El Museo Arqueológico Nacional de Atenas presenta una exposición del naufragio de Antikythera

Todas las antigüedades recuperadas entre 1900, 1901 y 1976 del legendario pecio encontrado frente a la isla de Anticitera, al sur del Peloponeso entre Citera y Creta, se presentarán por primera vez en una exposición temporal titulada “El naufragio de Anticitera: El barco, los tesoros y el Mecanismo“, a partir de abril de 2012 y que durará un año, en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Modelo del mecanismo de Anticitera realizado por Mogi Vicentini en 2007

Modelo del mecanismo de Anticitera realizado por Mogi Vicentini en 2007

La recuperación del mismo naufragio fue la primera gran expedición arqueológica submarina que se llevó a cabo en Grecia. Fue llevada a cabo por pescadores de esponjas, con la asistencia de la Marina Real Griega desde 1900 hasta 1901. Se mostrarán cartas, recortes de prensa, fotografías y películas que documentan la historia de su descubrimiento y recuperación, así como los métodos empleados.

La segunda expedición de investigación submarina se llevó a cabo en 1976 por el servicio arqueológico griego y con la participación del legendario Jacques-Yves Cousteau y su buque oceanográfico “Calypso“.

En total, 378 artefactos serán presentados al público, incluyendo esculturas y objetos de lujo, cerámica, vidrio y recipientes de bronce, monedas, joyas, piezas de una cama, partes del mismo naufragio, e incluso restos de comida de una época de la navegación comercial en la que el transporte marítimo de obras de arte desde Oriente hacia el Occidente había llegado a su punto culminante. Entre los hallazgos está la computadora analógica más antigua conocida, el mecanismo de Anticitera, una calculadora astronómica fechada en el siglo II aC, así como la estatua de bronce del Efebo de Anticitera, los cuales sin duda atraerán la atención de la audiencia.

Los restos del naufragio están fechados aproximadamente entre el 60-50 antes de Cristo, a pesar de que su cargamento observa una antigüedad que oscila desde el siglo IV aC hasta el siglo I aC. El estudio de tan variada carga tiene mucho que ver con la circulación y el comercio en el Mediterráneo oriental de objetos artísticos, científicos y valiosos con destino a las élites romanas debido al aumento de su gusto por lo estético y por la ostentación una vez terminado el periodo helenístico y a punto de ser enterrada la República romana.

La exposición no se sustenta por fondos públicos sino que se realiza con fondos de la empresa relojera suiza Hublot, aunque los programas educativos que se ofrecen de forma gratuita son patrocinados por el banco griego privado, Alpha Bank.

Durante la exposición, en la sección de la web oficial del Museo Nacional titulada  “Objeto del mes”.  podrán admirarse las obras de arte seleccionadas a partir de los restos del naufragio.

Fuente:  Greek Reporter 6/3/2012

Más información sobre el mecanismo en:  Antikythera Mechanism Research Project (AMRP)

Otros artículos: ABC.es   10/4/2012  “El antepasado griego del ordenador se expone en Atenas”

Científicos estadounidenses volverán a buscar a Amelia Earhart

(Reuters/EP) – Científicos estadounidenses han emprendido una nueva fase en la búsqueda para resolver la desaparición de Amelia Earhart sobre la base de nuevas evidencias en una remota isla del Pacífico. Estas evidencias podrían aportar luz sobre el destino de la famosa piloto estadounidense que desapareció en 1937 mientras intentaba ser la primera mujer en dar la vuelta al mundo pilotando.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, se unió a los científicos y arqueólogos de la aviación para dar a conocer la expedición, que partirá de Honolulu en julio próximo para explorar zonas submarinas alrededor de las Islas Phoenix en Kiribati, donde creen que pudo estrellarse Earhart hace 75 años.Amelia Earhart

“Cuando despegó en ese viaje histórico llevó consigo las aspiraciones de todo nuestro país“, dijo Clinton, quien calificó a Earhart como una de las “optimistas sin miedo” que definieron el siglo XX para Estados Unidos en plena Gran Depresión.

La misión de julio es parte de un esfuerzo del Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos (TIGHAR) para descubrir el destino de Earhart, un misterio perdurable desde que ella y su navegante Fred Noonan dejaron Papua Nueva Guinea en el camino a la isla de Howland en el Pacífico Sur el 2 de julio de 1937.

El director ejecutivo de TIGHAR, Ric Gillespie, dijo que un nuevo análisis de una foto tomada en 1937 cerca de la isla Nikumaroro en la actual Kiribati, parece mostrar lo que podría ser el tren de aterrizaje de un avión Lockheed Electra, como el que Earhart utilizó, sobresaliendo de un arrecife.

Investigadores de TIGHAR volverán a Nikumaroro a bordo de un barco de investigación de la Universidad de Hawai, equipado para mapear e investigar el área de búsqueda bajo el agua con pequeños submarinos robóticos.   Leer más de esta entrada

Cirebon: El tesoro de un naufragio en Indonesia sale a la venta de nuevo

El “tesoro de Cirebon” fue descubierto en un pecio frente al puerto de Cirebon en la isla indonesia de Java y contiene cerca de 250.000 objetos preciosos, incluyendo obras de arte en cristal, perlas, bronce y oro. “El hallazgo es sin duda el más grande encontrado en el sudeste de Asia en términos de calidad y en cantidad“, dijo Luc Heymans, el director belga de Cosmix  Underwater Research Ltd., la firma con sede en Dubai que “excavó” el pecio.

El Tesoro de Cirebon

Un hombre sostiene un espejo de bronce chino del s.X, preteneciente al periodo de las Cinco Dinastías y los Diez Reinos (907-960) en una sala de exposición en el sur de Yakarta. Imagen: ROMEO GACAD / AFP

El tesoro fue recuperado de los restos de un buque mercante – de nacionalidad desconocida – cuya antigüedad se remonta a alrededor del 960 dC y que fue descubierto por pescadores indonesios a 57 metros de profundidad. Fueron necesarias cerca de 22.000 inmersiones entre entre abril de 2004 y octubre de 2005 para excavar el hallazgo, que fue financiado privadamente en virtud de un acuerdo con las autoridades indonesias.

El tesoro muestra los objetos que se comerciaban entre el Lejano y Medio Oriente, incluyendo roca tallada y cristal propio de la dinastía fatimí de Egipto, vasos para beber mesopotámicos, perlas del Golfo, bronce y oro de Malasia, así como exquisita porcelana de la China imperial. Después de seis años de trámites burocráticos, los “excavadores”, finalmente obtuvieron el permiso para vender el tesoro, aunque previamente tuvieron que donar parte del mismo al gobierno de Indonesia.   Leer más de esta entrada

El naufragio de un navío español, el más antiguo de Brasil, sale a la luz

Un equipo de arqueólogos y buzos brasileños, que descubrió frente al litoral del sureño estado de Santa Catarina el pecio de un navío español, considera que las piezas recuperadas corresponden a un naufragio ocurrido en 1583, el más antiguo del que se tiene noticia en el país. La primera pieza fue descubierta en 2005 pero sólo recientemente, con el rescate de algunos restos y una investigación histórica, se constató que pertenecen a un navío español que se hundió en el siglo XVI, dijeron a Efe fuentes de la ONG Proyecto Barra Sul y de la Universidad del Sur de Santa Catarina, responsables del hallazgo.

Las piezas rescatadas y la revisión documental indican que el naufragio es de un navío proveedor de una flota que partió de España en 1581 con la misión de construir dos fortalezas en el estrecho de Magallanes para contener el avance de los piratas ingleses que amenazaban los territorios descubiertos en América. Documentos históricos dan cuenta del naufragio de dicha embarcación el 7 de enero de 1583 frente a la costa de Brasil.

“El 14 de marzo próximo iniciaremos una nueva temporada de buceo para intentar retirar el máximo número de piezas posible”, dijo a Efe Beth Karam, portavoz de la Universidad del Sur de Santa Catarina. Según los responsables, hasta abril será posible retirar todo el material depositado en un banco de arena de tres metros de extensión y descubrir lo que queda de la embarcación. El naufragio fue localizado en un área frente a Pinheira y Sonho, playas próximas a Florianópolis, la capital de Santa Catarina.

Leer más de esta entrada

Tras la huella romana en Egipto

Entre las arenas del desierto de Egipto, los arqueólogos de la empresa coruñesa Argos han encontrado un trozo de historia. El antiguo puerto de Berenike, que fue abandonado en el siglo V y que era el punto de unión del Imperio Romano con la India y con el África subsahariana.

La empresa coruñesa Argos, especializada en arqueología terrestre, prospecciones y arqueología subacuática, ha participado en las labores de excavación de las ruinas de la ciudad ptolemaica -del siglo III antes de Cristo- de Berenike, en Egipto. Cuenta Ignacio Crespo, uno de los arqueólogos que participó en esta experiencia, que su labor era hacer prospecciones de las áreas interiores del desierto oriental para localizar nuevos yacimientos arqueológicos y profundizar en el conocimiento de los wadi, que son los desfiladeros que, en la antigüedad, se utilizaban como vía de comunicación entre la costa del mar Rojo y el interior del valle del Nilo.

Para Crespo, lo más importante de los hallazgos realizados durante la misión -dirigida por la Universidad de Delaware, en colaboración con el Centro Polaco de Arqueología Mediterránea- es el hecho de comprobar que el mundo romano tenía una gran vinculación con el África subsahariana, con Arabia y con la India. “La ciudad era del siglo III antes de Cristo y fue abandonada en el siglo V y está intacta porque nadie ha excavado antes”, explica Crespo.

De las arenas del desierto, los arqueólogos de Argos rescataron pedazos de historia como papiros y fragmentos de cerámica que se usaban como soporte para hacer escritos, enterramientos, piezas de estatuas de bronce, cerámica y pimienta procedente de las importaciones del mundo asiático.

Leer más de esta entrada

Una novela acerca a las vidas de la élite que viajó en el Titanic

En 20minutos.es  22/2/2012.

El historiador norteamericano Hugh Brewster y especialista en el Titanic, el barco más exclusivo de su época por sus modernas instalaciones y lujosos camarotes, además de por losilustres pasajeros, narra cómo vivió la tragedia una élite que se embarcó en él creyendo que era insumergible.El Titanic apenas navegó cinco días por el Atlántico antes de su hundimiento la madrugada del 15 de abril de 1912. (EFE)

Titanic. El final de unas vidas doradas” retrata muchas de las biografías de los 326 pasajeros de primera clase a bordo del barco que se hundió la noche del 14 al 15 de abril de 1912, entre ellos personalidades famosas antes de que el gran transatlántico naufragase, como el millonario Benjamin Guggenhaeim, padre de Peggy, la famosa coleccionista de arte.

No obstante, en la obra, editada en español por Lumen, el autor se centra en el artista y escritor Frank Millet, el mayor Archibald Butt y la diseñadora de moda lady Duff Gordon. Leer más de esta entrada

El tesoro de ‘La Mercedes’ estará en España la próxima semana

En El País Cultura. 17/2/2012.

Si ningún acontecimiento de última hora lo impide, el tesoro de La Mercedes, 17 toneladas de monedas de oro y plata, estará en España la próxima semana. El juez de Tampa ha atendido la solicitud de España y ha dado permiso a los expertos del Gobierno para que puedan acceder el próximo martes a las empresa de Sarasota donde se custodian las monedas desde mayo de 2007, fecha en que la empresa estadounidense Odyssey Marine Exploration anunció el hallazgo. Tres días después, España podrá traer las 594.000 monedas de plata y oro que se encontraban en el buque, hundido en 1804 tras un ataque de la flota británica cuando la nave, procedente de Perú, se acercaba a la costa del Algarve portugués.

Dos aviones Hércules del Ejército español saldrán el lunes para encargarse de los trabajos de transporte, informa Miguel González. Aterrizarán en una base militar de Florida y esperarán allí para cargar las monedas. El proceso requiere al menos tres días para movilizar a los expertos necesarios para hacer el inventario y comprobar que coincida con lo que Odyssey aseguró que dejó en el almacén. Agentes judiciales de seguridad garantizarán la vigilancia del tesoro durante el fin de semana.

La comisión española estará formada por seis técnicos especialistas de los museos de Arqueología y de Arqueología Subacuática de Cartagena, junto con representantes de la Subdirección General de Protección del Patrimonio Histórico.

El juez del tribunal de Florida, Mark Pizzo, ha denegado además la petición de Odyssey, que había solicitado que España se hiciera cargo de la conservación y almacenaje del tesoro. La compañía pedía que el Gobierno español le rembolsara la cantidad de 400.000 dólares (303.000 euros) que, supuestamente ha gastado por la custodia de las monedas.

Leer más del mismo artículo >>

Hallado un pecio en las obras del puerto de Cádiz

En El País Andalucía por Pedro Espinosa. 15/2/2012

Las obras de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz van arrojando regalos por días. Primero fue una moneda y un lingote de plata. Al día siguiente, apareció otro. Y al otro, un tercero. Los buzos ya han descubierto que en el fondo, a unos 12 metros de profundidad, hay un barco hundido. Tiene 25 metros de eslora y siete metros de manga. Los expertos creen que podría ser del siglo XVIII, por las piezas halladas y su estructura, aunque no se puede determinar todavía a la espera de nuevas inmersiones.

La aparición de este rico yacimiento arqueológico bajo el mar permite aplicar la nueva ley de Patrimonio andaluz que, por primera vez, recogió la protección específica de restos subacuáticos. Esta es una zona catalogada como de servidumbre arqueológica. Hasta ahora no había constatación de ningún yacimiento pero las fuentes documentales apuntaban a que podía existir, lo que obliga a tener cautelas arqueológicas antes de cualquier obra. Ahora mismo están acotados 200 metros de largo por 70 metros de ancho, divididos en 33 celdas de exploración. La prospección geofísica y el uso de un magnetómetro han permitido detectar lo que los arqueólogos llaman “anomalías”, es decir, objetos que destacan bajo el mar. Pueden ser otros lingotes o bolas de cañón.

Los buzos del Centro Andaluz de Arqueología Subacuática, dependiente del Instituto de Patrimonio Histórico Andaluz, de la Consejería de Cultura, y los de la empresa Tanit, contratada por la Autoridad Portuaria, se sumergirán mañana viernes para inspeccionar el pecio. La Guardia Civil ha sido avisada para proteger el lugar de posibles expolios.

Leer más >>

Otros artículos relacionados:  diariodecadiz.es 6/3/2012 “Resurge el Cádiz de Ultramar”

A %d blogueros les gusta esto: